Vacunación de la madre lactante

 

Traducción del documento original de la página de los CDC.

 

 

 

 

Vacuna

Producto inmunobiológico

Precauciones durante la lactancia

Difteria-Tétanos Toxoide Ninguna
Encefalitis japonesa Virus inactivado No se dispone de datos sobre la seguridad de esta vacuna durante la lactancia. Por lo tanto, esta vacuna no debe administrarse de forma rutinaria.
Fiebre amarilla Virus vivo atenuado Evitar la administración de esta vacuna a madres lactantes, debido al riesgo teórico de transmisión del virus 17D al lactante amamantado. Sin embargo, cuando las madres lactantes viajan a zonas endémicas de fiebre amarilla de alto riesgo, no se puede prescindir ni posponer la vacunación.
Gripe Virus entero inactivado o subunidades Ninguna
Virus vivo atenuado Fomentar el uso de la vacuna antigripal inactivada cuando sea factible para niños de 6 a 23 meses, así como para sus contactos cercanos y cuidadores.
Hepatitis A Virus inactivado No se dispone de datos sobre la seguridad de esta vacuna durante la lactancia materna. Si bien es poco probable que la vacuna pueda causar efectos adversos en los lactantes alimentados con leche materna, considere la administración de inmunoglobulina en lugar de la vacuna.
Hepatitis B Recombinante o plasmaderivado Ninguna
Inmunoglobulinas polivalentes o hiperinmunes Inmunoglobulinas o preparados de inmunoglobulinas específicas Ninguna
Meningitis meningocócica Polisacárido Ninguna
Neumococo Polisacárido No se dispone de datos sobre la seguridad de esta vacuna durante la lactancia. Sin embargo, es poco probable que la vacunación pueda causar efectos adversos en lactantes alimentados con leche materna.
Paperas Virus vivo atenuado Ninguna
Polio, inactivada Virus inactivado Ninguna
Rabia Virus inactivado No se dispone de datos sobre la seguridad de esta vacuna en niños alimentados al pecho. Sin embargo, esta vacuna se administra normalmente a madres lactantes, sin haberse observado efectos adversos en lactantes alimentados con leche materna.
Rubéola Virus vivo atenuado Ninguna
Sarampión Virus vivo atenuado Ninguna
Tifoidea (ViCPS) Polisacárido No se dispone de datos sobre la seguridad de esta vacuna durante la lactancia. Sin embargo, la vacuna se puede utilizar cuando el riesgo de exposición a la fiebre tifoidea es alta.
Tifoidea (Ty21a) Bacteria viva No se dispone de datos sobre la seguridad de esta vacuna durante la lactancia. Sin embargo, la vacuna se puede utilizar cuando el riesgo de exposición a la fiebre tifoidea es alta.
Tuberculosis (BCG) Micobacteria atenuada No se dispone de datos sobre la seguridad de esta vacuna durante la lactancia.
Varicela Virus vivo atenuado Ninguna
Viruela Virus vivo atenuado No administrar esta vacuna a mujeres lactantes. Si se produce un brote de viruela, contacte con con su departamento de salud para obtener más información.
Traducido de: Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Información de salud para viajes internacionales 2003-2004. Atlanta: US Department of Health and Human Services, Public Health Service, 2003.

Semana Mundial de la lactancia materna

Primera semana de octubre 2017

Como todos los años, en España celebramos la semana mundial de lactancia materna durante la primera semana de octubre con el objetivo de promover la lactancia natural.

Infórmate en los Grupos de apoyo de tu localidad acerca de las acciones preparadas.

El lema de este año es: APOYAR LA LACTANCIA MATERNA JUNTOS

Más información en worldbreastfeedingweek

Suplementación de YODO durante el embarazo y la lactancia

Actualmente existe controversia acerca de la necesidad de administrar suplementos de yodo en España, tanto durante el embarazo como en el período de lactancia. Estas son las diferentes recomendaciones:

 

 
Recomendaciones del grupo Previnfad. 2014 Recomendaciones del grupo de trabajo de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. 2013 Recomendaciones del taller organizado por la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco y la Dirección General de Investigación y Salud Pública de la Generalitat Valenciana. 2012

Atención RN a las 48 h del alta

Atención en las primeras 48 horas del alta de maternidad en la consulta de enfermería y/o pediatría: Procedimientos que aseguren esta disposición

 

Informe de la Asociación Valenciana de Pediatría de Atención Primaria, acerca de los procedimientos para que los recién nacidos puedan ser visitados en atención primaria en las primeras 48-72 horas tras el alta hospitalaria.

Informe Tecnico Gatpat

CD El pecho no tiene horario

Nueva edición revisada y ampliada de este clásico vídeo educativo.

33 capítulos que enseñan a superar la mayoría de las dificultades.

Duración: 45 minutos. Formato 4:3. Estéreo.

Idiomas: castellano, catalán, inglés

Subtítulos: castellano, catalán, gallego, inglés

PRECIOS

Para pedidos contactar aquí

Hasta 10 unidades: 15 € cada unidad (IVA incluido)
Gastos de envío: 5 € (incluidos en el precio)

1 unidad        20 €
2 unidades    35 €
3 unidades    50 €
4 unidades    65 €
5 unidades    80 €
6 unidades    95 €
7 unidades   110 €
8 unidades   125 €
9 unidades   140 €
10 unidades 155 €

Comunicado de IHAN-España sobre la práctica del colecho y el amamantamiento

Autores: Leonardo Landa Rivera, Juan José Lasarte Velillas, José María Paricio Talayero y Mª Teresa Hernández Aguilar.

10 de julio de 2013

Comunicado completo (0,4 Mb)

Traducción del artículo de Melissa Bartick sobre la posición de la Academia Americana de Pediatría

En mayo de 2013, un grupo de investigadores ingleses publicó un estudio de revisión titulado “El colecho cuando los padres no fuman: ¿Es un riesgo para Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL)? análisis a nivel individual de los 5 mayores estudios de casos y controles”. La difusión de algunos de estos resultados en la prensa ha causado revuelo mediático y preocupación a muchas familias y profesionales. Tras revisar la evidencia disponible hasta la fecha, con relación al estudio en cuestión, desde IHAN-España deseamos hacer público el siguiente comentario.

El colecho y su relación con la lactancia materna y el riesgo de muerte súbita del lactante, fueron revisados y publicados recientemente por Landa y cols. mientras aún eran miembros del comité de Lactancia Materna de la AEP. Tras una revisión exhaustiva, este grupo concluía que, ante la falta de evidencia que permita posicionarse a favor o en contra esta práctica, es necesario reconocer que corresponde a los padres tomar la decisión de realizar colecho con sus hijos y que, además, su elección debe ser respetada. Y también se advertía que, ante la posibilidad de que algunos comportamientos o hechos coincidentes con el colecho puedan aumentar el riesgo de muerte súbita del lactante, es necesario que los profesionales informen adecuadamente sobre los mismos a todas las madres y padres para que puedan practicar colecho con seguridad.

El estudio publicado por Carpenter y cols. en la revista British Medical Journal es el resultado de un re-análisis de artículos antiguos (el más moderno publicado hace 10 años, el más antiguo hace 27 años) cuyos datos fueron recolectados entre 1987 y 2003. La antigüedad de los mismos hace que ni siquiera el uso de un complejo análisis estadístico pueda compensar las importantes deficiencias que tienen en su diseño los artículos originales. Deficiencias derivadas de su antigüedad, pero tan importantes como que únicamente 2 de los 5 estudios utilizados registraron el uso de alcohol por los padres (38,7% de las madres), que ninguno de ellos analizó el posible uso de drogas ilegales de los progenitores antes del colecho o que el análisis fue limitado al colecho con uno de los progenitores cuando lo más frecuente es que la presencia sea de ambos. Éstas situaciones de riesgo son tan obvias en la actualidad, que ninguna revista de prestigio admitiría para publicación un estudio que no las tuviera en cuenta, pero no lo fueron sin embargo cuando se llevaron a cabo esos estudios. El análisis detallado del artículo de Carpenter y cols. permite afirmar que este estudio, tan aireado en la prensa, no aporta nuevas evidencias al tema y adolece de importantes fallos metodológicos. Los autores comenten un lamentable sesgo de publicación al no resaltar los resultados más importantes desde un punto de vista de veracidad científica, sino aquellos a los que suponen mayor interés mediático, sin considerar el posible perjuicio causado a los lactantes y sus familias.

En IHAN-España consideramos que sólo las evidencias científicas sólidas deben ser utilizadas para hacer recomendaciones generales. Y las evidencias sólidas se obtienen de estudios con variables claramente definidas y con factores de riesgo controlados. Además, en el caso del colecho, consideramos que aconsejar a las madres, sin evidencia científica de peso, que no compartan la cama con sus bebés, supone privarles a ambos de un importante tiempo de contacto estrecho e intimidad previstos por la naturaleza y que durante los primeros años tantos beneficios tiene demostrados.

En resumen, y de acuerdo con otros autores, consideramos que no existe fundamento científico actual para condenar la práctica de colecho y que el artículo publicado por Carpenter no aporta novedades a lo hasta ahora publicado. Por ello, expresamos nuestra posición de respeto ante este fenómeno cultural, considerando que pertenece a las madres y padres la decisión última sobre su práctica. Y que corresponde a los profesionales de la salud, en base a la evidencia disponible, asesorar y compartir información para evitar situaciones de riesgo conocidas:

  • Con aquellas madres en las que la lactancia natural esté contraindicada por algún motivo (por problema materno o neonatal) o para las que, aun pudiendo amamantar, precisan tomar medicación que pudiera alterar la normalidad del sueño natural, será importante comentar ya desde el embarazo el riesgo que su situación añade al colecho y animar a las familias a buscar soluciones alternativas que preserven la proximidad de madre y lactante lo más posible.
  • Y compartir con todas las demás familias, desde los primeros contactos con la madre y el recién nacido, que hay determinadas situaciones que deben evitarse si se decide dormir con el bebéporque pueden convertir el colecho en poco seguro, como son:
    • compartir el sueño con el lactante en superficies poco seguras: colchones blandos, sofás o sillones o con edredones o almohadas en la cama,
    • ofrecer al recién nacido o lactante leche artificial,
    • tomar medicación para dormir,
    • fumar o tomar alcohol o drogas ilegales,
    • compartir la cama con otras personas que no sean los padres biológicos (otros hijos o la pareja de la madre).